utensilios de cocina favoritos

15 recetas de panes y postres low carb

Como no podía ser de otra manera, ¡me encanta cocinar! Y sí, tengo un utensilio, un cachivache o un gadget (que suena mucho más elegante) para cada cosa. Pero hoy os quiero resumir mis utensilios de cocina favoritos y por supuesto, sus usos y recetas recomendadas. He conseguido reducir el número a 7, con gran esfuerzo porque os hablaría horas de lo que esconden mis cajones de cocina…[

*Aviso: todos los enlaces a productos son enlaces patrocinados. Esto quiere decir que si te animas a comprar el producto, me llevaré una pequeña comisión por tu compra. Esta comisión no afecta al precio del producto.  Por favor, ten en cuenta que nunca recomiendo nada que yo misma no utilice y me aseguro de que sean de alta calidad a un precio razonable.

1- Rallador

Este rallador es bastante nuevo en mi cocina; de hecho me lo regaló mi madre en las Navidades de 2017 y lo utilizo muchísimo. Hay que tener mucho cuidado porque corta una barbaridad; pero es a la vez lo que me encanta: la ralladura es muy fina. Sirve tanto para pieles de cítricos (por ejemplo en el brownie de limón o la tarta de lima sin horno) como para quesos como para rallar una verdura para una ensalada (por ejemplo una zanahoria). Pero eso sí, por favor no lo metas en el lavavajillas ya que pierde su filo.

Además sirve para rallar quesos o chocolate muy fino para decorar. Puedes conseguir tu rallador aquí.

2- Machaca patatas

Ya nos habíamos presentado en la receta de Guacamole y es que si te gusta que el puré quede con algún trocito, ¡esto es mucho mejor que una batidora! Aunque sobre todo lo utilizo para el guacamole, obviamente se puede usar para hacer un puré de patatas o de batata.

El mío como puedes ver está machacado, pero es un imprescindible. Además se lava fácilmente en el friegaplatos. Así que ya sabes, si quieres hacer un guacamole cremoso, te recomiendo este machaca patatas.

3- Juego de Medidores

Imprescindible para la repostería en mi humilde opinión. Si te gusta la repostería, tienes que hacerte con tu propio “kit” aquí. Es mucho más sencillo medir las cantidades para que siempre salgan bien. Entiendo que si vas a hacer cantidades muy grandes, te venga mejor una pesa; pero para el día a día en casa, estas tazas y cucharitas son fundamentales.

En mis recetas, si uso estos medidores (taza, cucharada y cucharadita), siempre te dejo la conversión también en gramos. Ten en cuenta que cada ingrediente pesa diferente por lo que no pesa lo mismo 1 taza de harina de arroz que 1 taza de harina de almendras o que de aceite.

Tienes dos opciones: las de plástico o las de acero inoxidable. Abajo de dejo ambas opciones. Personalmente, me gustan  mucho las de acero además de que las cucharitas tienen dos formatos: cucharada redonda o alargada. La alargada viene fenomenal para esos botes pequeños y estrechos.

4- Espátulas

Las uso para todo, no sólo para rebañar un cuenco cuando hago un bizcocho o galletas o  para asegurarme que no perdemos ni un gramo de nata montada para nuestro banoffee.

Si son buenas, aguantan el calor y te sirven para hacer una tortilla francesa o mezclar una bechamel en la sarten (uf… aunque reconozco que hace años que no lo uso para hacer bechamel porque soy muy vaga y la hago en la thermomix). Son fáciles de lavar… ¡sobretodo cuando hago un bizcocho de chocolate que mis hijos se pelean por chuparlo! Suelo lavarlos a mano para asegurarme quitar bien todos los restos de comida y que no se estropee el mango ya que en mi caso, es de madera.

Consigue aquí un juego de espátulas de silicona.

5- Prensa de ajos

¡Mi salvación! Es un rollo pelar un ajo y luego las manos te huelen a ajo todo el día… Así que desde que me regaló mi tía Lydia esta presa de ajos, no puedo estar más contenta, ¡si hasta tiene un cepillo para sacar la piel del ajo sin mancharte!… luego se mete en el lavavajillas y queda perfecto. Lo utilizo para dejar el ajo muy picado en el dip de alcachofas y parmesano y en realidad, casi siempre que uso ajo.

También sirve como prensa para el jengibre. Si eres como yo y en el invierno te gusta una buena infusión de genjibre, esta prensa viene genial.

Hay muchas opciones, pero merece la pena comprar uno bueno para que luego se pueda lavar fácilmente. Sino, ¡acabarás manchándote de ajo al limpiarlo! La segunda opción no tiene cepillo limpiador, pero es una opción más económica.

6- Exprimidor de limones

Esta ha sido una de mis últimas adquisiciones durante el verano, pero ha escalado rápidamente a uno de mis “top gadgets” y viene genial para hacer el brownie de limón o la tarta de lima sin horno.  Es súper fácil de usar… aunque he de reconocer que las primeras veces no coloqué bien el limón (hay que ponerlo boca abajo, por si hay alguna otra rubia en la sala).

Si quieres un exprimidor como este, saca mucho jugo de limón sin necesidad de sacar el exprimidor de naranjas y manchar un montón. Simplemente lo enjuagas debajo del grifo después de usarlo y listo.

7- Espirilizador de verduras

¿No sabes lo que es? Es una maravilla que permite que hagas en casa de forma súper rápida y sencilla espaguetis de calabacín o espirales de batata para hacer al horno. Te pueden ayudar los más pequeños de la casa a hacer las espirales y seguro que así además, se comen la verdura con más ganas.

Hay opciones muy profesionales, perfectas si crees que le vas a dar mucho uso. Pero en mi caso, aunque lo utilizo bastante, suele ser sólo para mí, así que con la opción compacta, es más que suficiente.

Si quieres un espirilizador de verduras, puedes conseguirlo aquí.

8- Pelapatatas

Algo tan básico, pero tan cómodo de usar. En casa, todos lo usan para pelar fruta (manzanas, peras) y por supuesto para pelar patatas, batatas, zanahorias o calabacines… Eso sí, para mí es fundamental que sea bueno, que el filo esté bien y por eso, no lo suelo meter en el friegaplatos.

Hay diferentes opciones, yo personalmente me manejo mejor con los que tienen la hoja longitudinal, pero para gustos, los colores. También se puede utilizar para cortar en láminas muy finas, por ejemplo para hacer una lasaña o milhojas de calabacín o berenjena.

Ahora te toca a ti, ¿cuáles son tus utensilios de cocina favoritos? ¿Qué me recomiendas?