pan sin gluten fácil

Ya hace más de un año que empecé con esta andadura keto o baja en hidratos. En aquel momento, yo solamente quería bajar de peso. Después de 4 meses de confinamiento donde mi refugio fue crear recetas y compartirlas, necesitaba algo que funcionara rápido y la dieta keto me estaba esperando. Pero en ese momento no conocía los beneficios de un estilo de vida low carb y lo que iban a implicar a medio – largo plazo.

He de decir que durante esos 4 meses de confinamiento también hice más ejercicio que nunca y aunque cociné muchísimo, apenas probaba lo que hacía. Estaba constantemente a dieta, pasando hambre y envidia todo el día. Y la báscula no bajaba.

Es un cambio de alimentación grande; hice mucha investigación antes de empezar porque no quería otra dieta fallida. En este vídeo te cuento en qué consiste la dieta cetogénica y en este otro, tras 3 meses de dieta, te cuento cómo voy a ir pasando a un estilo de vida bajo en hidratos o low carb.

Si en junio de 2020 hubiera conocido Simply Low-Carb, me hubiera ahorrado muchísimas horas de investigación sobre este estilo de vida. Pero al menos he podido colaborar con las autoras (Noor y Abby) de esta fabulosa guía para iniciarse en la dieta low carb, traduciendo al Castellano las más de 70 recetas del meal plan de 3 semanas. Puedes adquirirlo aquí:

 


Ahora que ya sabemos en qué consiste la dieta baja en carbohidratos, veamos cuáles son los beneficios de un estilo de vida low carb. Beneficios, por los que yo he decidido continuar con esta alimentación.

  • Mucha más energía. Pero una energía que yo desconocía. Ya no tengo sueño después de comer y tengo mucha más energía para hacer ejercicio. Muchos también hablan de más claridad mental. Yo personalmente no lo noto tanto, más que al tener más energía, me cunde más en general todo.
  • Mejor calidad de sueño. Siempre he dormido bien. Pero ahora me levanto más descansada.
  • Menos hinchazón (en mi caso eran dolores de cabeza 1 o 2 veces a la semana).
  • Mejores digestiones.
  • Pérdida de peso. Esto claro que al principio para mí fue muy importante y sobre todo, al aumentar la ingesta de grasas saludables, estoy saciada y tengo muchísima menos hambre. También tengo muchos menos antojos, aunque de vez en cuando los tengo y sobre todo si el fin de semana he comido algo más de hidratos.

El tipo de alimentación baja en hidratos que yo hago se basa en:

  • Verduras: muchísimas verduras, sobre todo las bajas en hidratos pero en general todas. He empezado a comer verduras que antes no tomaba (y eso que siempre me han gustado): berenjenas, nabo, coles de brusela, coliflor, col…. pero también verduras que siempre he tomado: brócoli, calabacines, lechuga y hojas verdes, brotes (me encantan los brotes de alfalfa), zanahorias, calabaza, pimientos, espárragos, ajo, cebolla, etc.
  • Proteínas de calidad: huevos ecológicos, carnes y pescados de calidad.
  • Grasa saludable: aceite de oliva virgen extra es mi primera opción, aguacate, semillas y frutos secos crudos, aceitunas. De vez en cuando también tomo mantequilla o beicon, pero no forman parte de mi día a día.
  • En cuanto a las frutas, intento comer frutas también bajas en hidratos, pero si me apetece fruta y es más alta en hidratos, lo como igualmente. También depende del ejercicio que hayas hecho en el día y de la cantidad de fruta que comas.
  • ¿Qué pasa con los lácteos y los frutos secos: intento no abusar. El queso me encanta, pero no lo puedo tomar en cada comida ni siquiera cada día. Los mismo me ocurre con los frutos secos, están riquísimos y son la base para hacer repostería low carb. Por eso precisamente, intento no abusar y dejarlo para fines de semana.
  • ¿Y con las legumbres? Dentro de este estilo de vida se comen cacahuetes y judías verdes (las legumbres menos leguminosas). Pero la realidad es que yo casi no consumía legumbres porque no me sentaban bien. Así que no tengo remordimientos por no comerlos ahora.

Como puedes observar, no estoy hablando de medir macros, ni de comer menos de x carbohidratos al día. Estoy hablando de basar mi alimentación (la mayor parte de ella, que a veces también me como un dulce) en alimentos reales. Los preparo, los cocino y me encuentro de maravilla. Sí, he reducido drásticamente la ingesta de carbohidratos y he desechado el azúcar.

Por último, déjame aclarar que este estilo de vida no es el único válido ni es algo que crea que todo el mundo deba hacer. A mí personalmente me ha funcionado muy bien y me encuentro muy bien. Mis análisis médicos también lo confirman. Por eso decido seguir con este estilo de vida. Pero no estoy intentando recomendarlo a ton ni son.

Es más, te recomiendo que antes de empezar, hables con un nutricionista. Son expertos en nutrición para ayudarte si tienes dudas, si no te encuentras bien, si estás cansado o si ves que las “dietas tradicionales” no te funcionan.

Aquí te dejo un post de mi feed de Instagram donde hablaba de ello. 

beneficios low carb