cómo la celiaquía cambió mi vida

15 recetas de panes y postres low carb

Obviamente cuando te diagnostican celiaquía, sensiblidad al gluten no celiaca o en realidad cualquier intolerancia alimentaria, tus hábitos alimenticios cambian. En el caso de la celiaquía te conviertes en un experto en leer etiquetas y, de repente, un nuevo producto sin gluten, supone una de tus mayores alegrías del día. Si además a esto le añadimos el diagnóstico de un hijo, para mí al menos, supuso un antes y un después.

*Si quieres aprender más sobre qué es la celiaquía o cómo se diagnostica  tengo entradas sobre ello en el blog (pincha sobre el texto y te lleva a esa entrada).

Pero hoy quería hablarte de cómo la celiaquía cambió mi vida y no me refiero a mi forma de alimentarme, sino a mi vida profesional. Desde niña me ha gustado la enseñanza. Llegaba del colegio y colocaba a todos mis muñecos (y algún super héroe de mi hermano o directamente a mi hermano) y les explicaba con gran paciencia la lección del día.  Cuando terminé mis estudios universitarios me ofrecieron la posibilidad de trabajar como profesora de inglés para una gran empresa en Madrid (Vaughan Systems) donde estuve trabajando 10 años.

La enseñanza siempre me acompañó y en un momento de mi carrera donde decidí renunciar para estar más cerca de mis hijos, la enseñanza volvió a ofrecerme la oportunidad de emprender. Junto a mi prima Marina de La Casita de Inglés, comenzamos una aventura de escuelas de inglés donde los niños aprenden inglés mientras juegan. Si bien esta época, tanto con mi prima como después en solitario, fue muy bonita, a medida que mis hijos fueron creciendo y dejando de acompañarme en las clases, sentía que no era lo que buscaba.

Según iban pasando los años, sentía que tenía que esforzarme más y más. Tenía que buscar motivación. En realidad, estoy poniendo excusas a porqué esa etapa terminó. Sencillamente dentro de mí, comenzó otra etapa tras mi diagnóstico de la enfermedad celiaca.

Siempre me ha gustado cocinar, organizar cenas en casa, llevar un postre casero a una comida o merienda… De hecho, años atrás, durante un periodo de excedencia para el cuidado de mis hijos, había abierto un blog en blogger. Pero nunca llegué a publicar nada. Mis inseguridades y miedos en ese momento no me dejaron.

Ahora encima tenía la excusa perfecta: ¡poder comer yo también! Poco a poco, sentí las ganas de compartir todo lo que estaba aprendiendo sobre la celiaquía, cómo iba adaptando mis recetas a mi nueva vida sin gluten. Cualquier producto nuevo, rico y medio saludable que me ayudara en mi día a día, era algo que quería compartir.

LOGO manualidades sin gluten

Así, nació Manualidades Sin Gluten. Aquí no tengo que esforzarme, ni añadir pasión a lo que hago; lo que hago me apasiona. Finalmente y después de compaginar un tiempo mis clases de inglés a niños y el blog, me di cuenta que debía lanzarme. Soy muy afortunada: todo mi entorno y en especial mi marido me apoyaron cuando propuse dejar un trabajo, por un sueño.

Y aquí me tienes, intentando ayudarte en tu día a día con recetas sin gluten, trucos de cocina, productos sin gluten, así como restaurantes, viajes y algún que otro DIY o hazlo tú mismo. Saliendo de mi zona de confort para ponerme delante de la cámara y grabar vídeos tutoriales en el canal de YouTube de Manualidades Sin Gluten. Compartiendo mi día a día en Instagram y buscando inspiración en Pinterest.

Esta misma semana os he contado que empezamos una nueva etapa con talleres sin gluten en Celiberry. Además, actualmente estoy trabajando en crear contenidos on-line, de los que muy pronto os contaré más.

De ahí que crea que la celiaquía cambió mi vida a nivel profesional y no sólo mi forma de alimentarme